BONITO DEL NORTE EN ACEITE DE OLIVA

Cada primavera los bonitos jóvenes atraviesan el Atlántico para acercarse a Galicia y al Cantábrico tras las mejores anchoas y sardina.

Allí son capturados uno a uno por pescadores artesanos con caña y cebo vivo. Poseen el sabor intenso de las aguas frías en las que crecen y se alimentan.

Valcárcel selecciona el mejor bonito, elaborándolo con todo el cuidado de la tradición, conservándolo en aceite de oliva.